Retención de Líquido en el Cuerpo y Manera de Evitarlo

Reconozcámoslo: estar hinchado se siente horrible. Te hace sentir enfermo, incómodo y te deja pensando qué está pasando en el mundo con tu cuerpo. La hinchazón ocurre cuando se acumula agua en el cuerpo y el cuerpo la retiene demasiado, lo que lo hace ver y sentirse hinchado. Hay varias razones diferentes de la retención de agua en el cuerpo. Identificar la fuente puede ayudarte a comprender mejor tu cuerpo y eliminar el problema.

Retención de agua en el cuerpo y cómo evitarlo

Aquí hay cinco razones por las que su cuerpo retiene agua y cómo evitarlas:

1. Ciertos medicamentos

Algunos medicamentos recetados causan retención de agua como efecto secundario. Si tomas antidepresivos, betabloqueantes, medicamentos para la presión arterial o AINE (antiinflamatorios no esteoideos) sin receta, puedes experimentar retención de líquidos e hinchazón. Los AINE incluyen a la aspirina y el ibuprofeno. Si crees que tu medicamento puede estar causando retención de líquidos, habla con tu médico.

2. Alto consumo de sodio

El cuerpo necesita sodio para varias funciones importantes, incluida la regulación de la presión arterial y los niveles de líquidos en el cuerpo, pero solo requiere pequeñas cantidades. Si tu dieta es rica en sodio, puede provocar retención de líquidos, hinchazón y aumento de peso. La ingesta de sodio recomendada es de 2.300 miligramos o menos por día, es decir, una cucharadita de sal. Si deseas agregar algo de sabor a tu comida, intenta con hierbas y especias en su lugar. Usa ajo, comino, orégano, salvia o pimienta para condimentar tu plato.

3. Problemas cardíacos

Una afección cardíaca puede causar retención de líquidos, con mayor frecuencia en las piernas, los tobillos, los pies y el abdomen. Los síntomas comunes de la insuficiencia cardíaca incluyen fatiga, frecuencia cardíaca rápida, debilidad, mareos y dificultad para respirar. Si experimentas una combinación de estos síntomas, visita a un profesional de la salud que deberá ordenarte pruebas de análisis de sangre, radiografías, electrocardiograma y de otro tipo.

4. Hormonas

Las mujeres a menudo experimentan hinchazón y retención de agua durante la menopausia. El estrógeno y la progesterona son hormonas que juegan un papel importante en la retención de líquidos. Los niveles de estrógeno que son demasiado altos o los niveles de progesterona demasiado bajos pueden hacer que el cuerpo retenga agua. Si experimentas hinchazón severa alrededor de tu ciclo menstrual, consulta a tu obstetra / ginecólogo para analizar posibles opciones.

También, cuida tu dieta reduciendo alimentos que causan hinchazón. Si no funciona la dieta, quizás puedes estar teniendo alergias e intolerancias, pero eso, debe ser tratado con un especialista siempre. Rara vez puede que se necesite una terapia de reemplazo hormonal o de reequilibrio hormonal.

5. Un estilo de vida inactivo

Si tu rutina diaria implica sentarte o permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, es posible que notes retención de agua como resultado. Un estilo de vida inactivo puede hacer que el cuerpo retenga líquido. También puedes notar hinchazón de piernas o tobillos. Asegúrate de mantener tu sangre circulando durante todo el día. Si tu trabajo requiere largos períodos de tiempo sentada, levántate y sal a caminar siempre que sea posible. Toma las escaleras en lugar del ascensor y agrega de 15 a 30 minutos de ejercicio a tu día.

Fuente: http://www.lavidalucida.com/retencion-de-agua-en-el-cuerpo-y-manera-de-evitarlo.html

Te Gustó esta Publicación? Compártela con Tus Amigos en Facebook!




Usted es libre de navegar por cualquiera de las páginas de esta web, de la forma que lo desee, con la condición de que acepte lo siguiente: La información que se incluye en estas páginas no sustituye a una recomendación médica profesional ni a un tratamiento supervisado por un médico. Los aspectos que aquí se exponen y los temas que se tratan son aspectos generales que pueden ser o no aplicables a su caso. Cada caso es especial y tiene unos condicionantes específicos que pueden hacer que un tratamiento determinado sea o no aplicable a usted. Los responsables de esta página le recomiendan que antes de seguir cualquier tratamiento, consulte antes con su médico o con un profesional cualificado.