Los Mejores Alimentos para Evitar la Pérdida de Cabello

Algunas personas gastan una gran cantidad de dinero en productos de cuidado del cabello para resolver el problema de pérdida de este mismo. Pero la mejor manera de prevenir la pérdida de cabello y/o mejorar su aspecto es mantener una estrecha vigilancia sobre lo que estás comiendo. Por eso, sigue leyendo y entérate que alimentos pueden ayudarte a promover el crecimiento y resolver el problema de pérdida de cabello.

perdida de cabello

El cabello es un tejido de crecimiento rápido y lo que estás comiendo puede hacer una gran diferencia en cómo crece. Para el crecimiento del cabello sano, se necesita una variedad de nutrientes como la vitamina A, vitamina C, vitamina E, niacina, vitamina B5, vitamina B6, vitamina B12, hierro, zinc, proteínas, ácidos grasos, azufre, etc.

Huevo

La proteína es un componente principal del cabello y por lo tanto, necesitas comer alimentos a base de proteínas como el huevo. Además, contiene  biotina y vitaminas del grupo B, que ayudan en el control de problema de pérdida de cabello. La proteína presente en el huevo se considera de alta calidad y es excelente para dar fuerza y crecimiento al cabello. Trata de comer un huevo al día o cada dos días.

Frijoles

Los granos, especialmente los frijoles son una fuente baja en calorías y están llenos de proteína, fibra, vitaminas del complejo B, vitamina C, zinc y minerales que son esenciales para el crecimiento del cabello. Los frijoles también contienen una buena cantidad de hierro, que es necesario para prevenir la pérdida de tu cabello. Tu dieta debe incluir diferentes tipos de habas frescas o secas para darle a tu cabello los nutrientes necesarios para su crecimiento. Hay diferentes tipos de granos como frijoles, frijoles negros, frijoles blancos, frijoles pintos, garbanzos, soja, etc.

Carne de res

Tu cuerpo necesita proteínas para producir una buena calidad de cabello y la carne de res es una buena manera de darle la proteína que necesita. La carne de vaca contiene proteínas, junto con las vitaminas B, hierro y zinc. Puedes consumir carne dos o tres veces a la semana para un óptimo crecimiento del cabello, siempre y cuando no tengas problemas de colesterol alto. Para un mejor resultado trata de comer carne fresca en lugar de la versión empaquetada.

Avena

La avena le da a tu cuerpo una buena cantidad de vitaminas de complejo B, zinc, proteínas y cobre, que son algunos de los micronutrientes más importantes para prevenir la caída del cabello. También contiene minerales importantes para el crecimiento del cabello, tales como el potasio, el fósforo, magnesio y el hierro. Tu cuerpo puede ser beneficiado de todos estos ingredientes esenciales cuando la avena se incluye en tu plan de dieta. Comer un plato de avena para el desayuno es una gran manera de empezar el día.

Zanahorias

Las zanahorias son buenas para la vista y también se pueden utilizar para controlar la pérdida de cabello. Las zanahorias contienen una buena cantidad de beta-caroteno, un nutriente importante que promueve la salud del cabello. También la vitamina A presente en las zanahorias ayuda en la producción de sebo saludable para el cuero cabelludo. 

No olvides que una de las primeras cosas que debes hacer cuando sufres de pérdida de cabello, daño excesivo o crecimiento lento es cambiar tu dieta por una nutrición más sana y balanceada incluyendo en ella los alimentos antes nombrados. Recuerda también tomar mucha agua.

fuente: http://mejorconsalud.com

milagro para el cabellobanner336x280

Te Gustó esta Publicación? Compártela con Tus Amigos en Facebook!




Usted es libre de navegar por cualquiera de las páginas de esta web, de la forma que lo desee, con la condición de que acepte lo siguiente: La información que se incluye en estas páginas no sustituye a una recomendación médica profesional ni a un tratamiento supervisado por un médico. Los aspectos que aquí se exponen y los temas que se tratan son aspectos generales que pueden ser o no aplicables a su caso. Cada caso es especial y tiene unos condicionantes específicos que pueden hacer que un tratamiento determinado sea o no aplicable a usted. Los responsables de esta página le recomiendan que antes de seguir cualquier tratamiento, consulte antes con su médico o con un profesional cualificado.