5 Pasos Para Reducir Naturalmente La Presión Arterial

La presión arterial alta, o hipertensión, no es algo para tomarse a la ligera. Se trata de una enfermedad grave, cuya causa es desconocida. Un hecho que los profesionales de la salud sí saben es que si no se trata, con el tiempo la alta presión arterial puede conducir a enfermedades graves del corazón y otros problemas vasculares, incluso la muerte.

Existe una amplia gama de formulas y dosis de medicamentos para la presión arterial; cada uno dirigido a reducir la presión al pasar por los vasos sanguíneos, ya sea mientras el corazón bombea sangre o se relaja. Algunos medicamentos fortalecen los vasos sanguíneos, mientras que otros diluyen la sangre en un esfuerzo por reducir la tensión. El único curso de acción que por lo general tiene un medico para determinar qué combinación de medicamentos y tratamientos beneficiarán a un paciente especifico, son la prueba y el error. El problema de este enfoque son los efectos secundarios peligrosos, que a menudo acompañan a estos medicamentos.

Presion Arterial
Sin embargo, hay algunas buenas noticias sobre la hipertensión! Hay pasos que usted puede dar hoy que comenzarán a reducir su presión arterial casi de inmediato. Con el tiempo, el resultado es la lectura de una presión sanguínea saludable constante que respalde a sus vasos sanguíneos y a su corazón en los próximos años.

Comience con estos cinco fáciles cambios en su estilo de vida. Siempre consulte con su médico antes de probar algo nuevo con su régimen de salud, y nunca deje ningún medicamento sin el consejo de su médico.

He aquí una lista que cualquier médico puede aprobar:

1. Beba agua. Sí, el agua es uno de los medios para limpiar y refrescar cada parte del cuerpo, incluso los vasos sanguíneos. Beba de 8-10 vasos a diario para eliminar el exceso de sal y toxinas que se abren camino en el torrente sanguíneo. Usted puede utilizar el agua para reemplazar  algunas bebidas que contienen cafeína las que aumentan temporalmente la presión arterial.

2. Deje de fumar. Si usted fuma desde hace mucho tiempo, sabe como esto afecta a la respiración. Lo que no se da cuenta es del impacto en su presión arterial. Si usted no puede dejar de fumar totalmente, entonces fume menos. Puede ayudar incluso con la reducción del 50% en el número de cigarrillos fumados cada semana.

3. Haga ejercicio. El entrenamiento cardiovascular fortalece el corazón. Esto es importante porque la alta presión arterial con el tiempo incrementa la presión  en el corazón. Sólo 20 minutos, 3 veces por semana de un aumento sostenido en la frecuencia cardíaca ayudará en la reducción de la presión arterial.

4. Coma bien. Si usted esta alimentándose mejor y ejercitándose, una consecuencia agradable será la pérdida de peso. Al reducir su peso en un 10%, puede reducir significativamente la presión sanguínea. Una dieta que incluya frutas frescas y vegetales, mantendrá una presión arterial saludable.
Reduzca o elimine la ingesta de sal, y sobre todo tenga cuidado con el sodio “oculto” que se encuentra abundantemente en los alimentos de fácil preparación pre-envasados.

5. Relájese. Muchas personas tienen un aumento temporal de la presión arterial cuando están bajo estrés. Si usted tiene presión arterial alta, debido al sobrepeso o tiene antecedentes familiares de hipertensión, entonces, el estrés se eleva mucho más. Trate de salir a caminar, meditar o escuchar música relajante para aliviar un día estresante.

Ingresa Tu Email Aquí abajo para Recibir Información 100% GRATIS sobre La Hipertensión!

Te Gustó esta Publicación? Compártela con Tus Amigos en Facebook!




Usted es libre de navegar por cualquiera de las páginas de esta web, de la forma que lo desee, con la condición de que acepte lo siguiente: La información que se incluye en estas páginas no sustituye a una recomendación médica profesional ni a un tratamiento supervisado por un médico. Los aspectos que aquí se exponen y los temas que se tratan son aspectos generales que pueden ser o no aplicables a su caso. Cada caso es especial y tiene unos condicionantes específicos que pueden hacer que un tratamiento determinado sea o no aplicable a usted. Los responsables de esta página le recomiendan que antes de seguir cualquier tratamiento, consulte antes con su médico o con un profesional cualificado.